Estas máquinas monocepillo cuentan con muelles neumáticos que permiten preservar la constante presión del cepillo sobre el pavimento o la superficie a limpiar, sin importar la posición del timón. Esto junto con su excepcional sistema de equilibrio hace de su uso completamente sencillo sin causar ningún tipo de molestia al operador. Además del cable de alimentación energético, cuentan con la transmisión adecuada por engranajes de nailon para ser capaces de realizar mantenimientos pesados sobre superficies duras y vinílicas. Su estructura y el equilibrio mencionado anteriormente permiten trabajar sin quemar o dañar la superficie tratada, siendo estos aparatos muy adecuados para los trabajos de pulido en seco y garantizando el brillo en los espacios tratados. Estas máquinas no requieren de ningún tipo de mantenimiento y por ende implican un notable ahorro a largo plazo.