Estos monocepillos trabajan con baterías y un sistema de 24 voltios que garantiza un rendimiento de 2.500 metros cuadrados por hora y una excelente manejabilidad, siendo ideal para pulir pavimentos de espacios grandes. Cuentan con un sencillo sistema de regulación de la presión del cepillo, y con un sistema de recogida para retirar el polvo producido en un filtro desechable, permitiendo así diferentes utilizaciones. La manejabilidad se consigue mediante un motor reductor que permite la tracción automática. Los controles se encuentran en posición ergonómica ubicados en el manillar, y gestionan el cepillo y el motor tracción garantizando la regularidad en la operación tanto en marcha atrás como hacia adelante. Se accede con facilidad también al habitáculo de baterías abriendo el capó.