Los aspiradores de polvo son ideales para limpiar espacios sensibles y pequeños, dado su diseño compacto y sus motores silenciosos. Además, están construidos con el objetivo de facilitar un uso ergonómico y cómodo que facilite el desplazamiento por las áreas a tratar. Trabajan con tubos de aluminio robustos y livianos, que hacen más fáciles la operación de la limpieza. Están también equipados con hasta cuatro filtros diferentes y reguladores del flujo de aire para lograr una excelente aspiración, inclusive cuando se trata de polvo muy fino. Algunos modelos pueden ser posicionados tanto vertical como horizontalmente, y cuentan con cómodos porta accesorios, interruptores de pedal y hasta ruedas traseras que permiten desplazarlos con mayor facilidad.